6 de Enero
1802
Desde el Campo de Gibraltar, el teniente San Martín da cuenta a S. M. de haber sido asaltado por cuatro facinerosos que pre¬tendieron asesinarlo después de haberlo despojado de 3.350 reales, remanentes del dinero que se le entregó para conducir una partida de reclutas que mandaba de la ciudad de Valladolid para la de Salamanca. San Martín, que se había atrasado de su partida por la demora en el cumplimiento de bagajes de la justicia del tránsito, se defendió usando su sable; pero habiendo recibido dos heridas ?dice?, una en el pecho de bastante gravedad, y otra en una mano, tuve que abandonar los referidos efectos.

El coronel de su regimiento D. Toribio Méndez elevó la comunicación de San Martín, considerándole a éste acreedor a que V. M. se digne indultarle del pago por ser un oficial de acreditado valor y conducta. Y el Inspector General de Infantería, general D. Francisco Javier Negrete, redactó su informe en los siguientes términos para el suplicante: señor, merece la mayor consideración la súplica de este oficial cuya desgracia de ser robado y gravemente herido casi presencié por hallarme casualmente en aquellas circunstancias cerca del paraje donde le sucedió y de cuyas resultas tuve yo mismo que suministrarle algún socorro, para su persona y partida. En este concepto juzgo propio del piadoso corazón de Vuestra Majestad le perdone el pago de tres mil trescientos cincuenta reales que ha quedado debiendo al cuerpo de su comisión por el motivo expresado; esto no obstante, V. M. resolverá lo que sea de su real agrado. ? S. M. otorgó la gracia solicitada.

1822
Llega Cochrane a Tehuantepec y el día 29 del mismo mes, a Acapulco; continuando la INDEPENDENCIA y el ARAUCANO hasta California para hacer víveres y obtener noticias de las fragatas españolas. El 5 de Marzo hicieron escala en la bahía de Tocames (costa de Esmeralda), donde supieron que la PRUEBA, la VENGANZA y la corbeta ALEJANDRO se habían trasladado de Panamá a Guaya¬quil, en el mes de Febrero, donde se habían entregado a las autoridades guayaquileñas.

1823
La división colombiana mandada por el general Juan Paz del Castillo se embarca en el Callao de regreso a Guayaquil; estaba compuesta por los batallones Vencedores de Boyacá de la Guardia; Vencedor en Pichincha y Vencedor en Yaguachi, a los que debía agregarse el Voltígeros de la Guardia (ex Numancia), con un efectivo divisionario total de 2.230 plazas.