21 de Marzo
1818
Tras un corto descanso, el infatigable Las Heras continúa su marcha a San Fernando, pasando al Este de Curicó. Entre este punto y el río Teno se requisaron 4.000 ovejas para alimentar a sus hambrien¬tas tropas, después de tan extraordinaria marcha. A medio día vadearon el arroyo Chimbarongo, donde se enteró Las Heras que San Martín esta¬ba en San Fernando, listo para emprender viaje a Santiago.

Con el sar¬gento mayor de ingenieros Alberto Bacle D'Albe, San Martín le ordena a Las Heras que acelere en lo posible sus marchas evitando comprome¬terse en acciones con el enemigo. En este lugar, Las Heras encargó el comando de las fuerzas al capacitado teniente coronel Pedro Conde, con la orden de alcanzar la cerrillada de Galvez, y se adelantó para confe¬renciar con San Martín.

En San Fernando se encontró con el Generalísimo, quien aprobó to¬das las medidas tomadas por Las Heras: con las fuerzas de éste, se había logrado reunir ya 4.000 hombres.

1821
La columna del teniente coronel Miller, reforzada por solda¬dos de marina de la escuadra, desembarca en Pisco; y al ponerse el sol del día 22, una punta de vanguardia ocupaba Chincha, a 8 leguas del punto de desembarco de la fuerza expedicionaria.