18 de Abril
1817
San Martín se dirige al Congreso manifestando hallarse dis¬puesto a no admitir jamás empleo público ni de mayor graduación que el que obtengo.

Manifiesta haber devuelto el despacho de brigadier con que se le había condecorado, pero se ha negado absolutamente a mi súplica como lo comprueba la copia de su oficio, por lo que ocurría al Congreso para que se sirva mandar no tenga efecto dicha gracia en la inteligencia de que Vuestra Soberanía, ni mi modo de pensar no me permitirá exista en sus ejércitos un oficial que no sabe cumplir con lo que promete».

1822
El general Arenales escribe a San Martín desde Trujillo: «Acaba de llegar de regreso el oficial que llevó a Santa Cruz la orden para retirarse, e incluyo a usted su comunicación original para que pueda formar concepto de cuanto en ella se expresa. Para mi nada tienen de extraño las dificultades, obstáculos y compromisos que dice Santa Cruz, pues todo era consiguiente debiendo de esperarse así por una orden tan sin efugio, como la que se le dirigió en circunstancias tan críticas, sin darle lugar para tornar precauciones reservadas de aptitud y preparación. En fin, yo doy cuenta con las contestaciones oficiales al supremo gobierno y él sabrá dictar o prevenir lo más conveniente».

«Sólo espero el primer buque que se me presente, que creo será luego, para retirarme y tener el gusto de abrazar a usted con el invariable afecto que siempre le profesa su amantísimo Q. B. S. M.».