29 de Abril
1822
Desde Trujillo escribe nuevamente Arenales a San Martín: » Incluyo a usted las dos comunicaciones de distintas fechas de Sucre y dr Santa Cruz, con el deseo de que usted se imponga del estado y aspecto de la campaña sobre Quito y demás circunstancias que prestan alguna idea».

«Desde que me impuse en la determinación contenida en la orden que se pasó a Santa Cruz para que se retire con su división, sentí no poca violencia en mi modo de pensar; me pareció inoportuna y algo imprudente por varias consideraciones, pues aunque tuviésemos los recelos que nos han asistido, parecía tardía aquella medida que despertando el resentimiento podría ocasionarnos peores consecuencias y las que resultasen de sostener una estudiada amistad y unión capaz de sobrellevar adelante la buena fe, esta situación menos crítica, teniendo así más dispuestos los ánimos para cualquiera partido, y por otra parte, no puede serle fácil a Santa Cruz el cumplimiento de la orden, sin comprometerse acaso a un rompimiento y menos hallándose como se halla de vanguardia y con uno de sus batallones avanzados, etc., debo no obstante persuadirme que ustedes habrán meditado el asunto, y que tendrán otros motivos forzosos para aquella disposición».