4 de Abril
1817
El coronel Ordoñez se había replegado sobre la península de Tumbes, fortificándose en Talcahuano con la firme idea de resistir allí, conservando esa base de operaciones que tenía gran significación para los realistas mientras poseyeran el dominio del mar.

Teniendo noticias Ordoñez, de que al atardecer el 4 de Abril la División de Las Heras había acampado en la hacienda de Curapaligüe, preparó un golpe de mano: esa misma noche hizo salir de Talcahuano un destacamento de 600 infantes, 109 jinetes y dos cañones ligeros, al mando del sargento mayor José Campillo.

A la una y media de la ma¬drugada la columna realista emprendió la marcha sigilosamente, con la intención de atacar el campamento patriota antes de aclarar, pero el buen servicio de avanzadas colocado por Las Heras impidió la sorpresa, deteniendo al enemigo lo suficiente para que el resto de la División ocu¬para las alturas que se le habían indicado anteriormente, y en esta forma el ataque fue completamente rechazado, obligando a los españo¬les a retirarse hasta la plaza de Talcahuano, dejando 7 muertos, varios heridos y prisioneros; mientras que los patriotas tuvieron 4 muertos y 7 heridos, entre leves y graves.

1822
El general Tristán congrega en Junta de Guerra a los jefes de su división, en la que se acordó no presentar batalla al enemigo y emprender la retirada hacia el Norte. Sin embargo, creyéndose que las fuerzas realistas no pasaban de 800 a 1.000 hombres, se decidió sus¬pender la retirada y hacer frente al enemigo si se presentaba con infe¬rioridad numérica.