24 de Junio
1786
Nace en Battingloss, condado de Wicklow (cerca de Dublín, Irlanda) el general Juan O'Brien, que tan calificados servicios prestó a San Martín en las campanas libertadoras de Chile y del Perú.

1814
El Director Posadas comunica a San Martín la toma de la plaza de Montevideo por su sobrino, el general Carlos de Alvear. El 11 de Julio, el propio Alvear escribe desde Montevideo a San Martín, informándole de la gran cantidad de pertrechos de guerra que ha tomado con la capitulación de la plaza y ?del trote que le pegué a Otorguez al día siguiente de entrar en la ciudad rendida?.

1822
El Presidente Olmedo, de la Junta de Gobierno de Guayaquil, anuncia al del Perú haber despachado al mariscal La Mar a Quito, a fin de que presente sus homenajes a Bolívar en nombre de aquella ciudad, diciéndole textualmente:?La victoria de Pichincha, debida a las tropas del Perú, apresuró la entrada a Quito del Libertador de Colombia.

El gobierno fió al señor mariscal La Mar, la honrosa comisión de pasar a felicitarle en su nombre y a continuación manifiesta que espera que el Gobierno del Perú no desaprobara la designación hecha, y sigue diciendo: ?Esperamos que V. E. no desaprobará esta necesaria resolución teniendo presente los poderosos motivos que nos han impulsado. V. E. debe recordar las intimaciones del Libertador a este gobierno sobre la segregación de esta provincia a la República y su derecho parecerá más fuerte sostenido hoy por tres mil bayonetas. Los jefes, oficiales y parciales que se han reunido en Quito y sitian a S. E. le han dado los informes más siniestros de este gobierno, y las noticias más equivocadas de la situación, espíritu y opinión de este pueblo.

Se le ha hecho creer ?y Su Excelencia no se ha desdeñado de descender a dar crédito a pueriles imposturas?, que toda la provincia esta decidida por la República, y que sólo el gobierno se opone oprimiendo y violentando la voluntad general.

Era pues forzoso que se remitiese a S, E. un sujeto de respeto, de crédito y con toda la presunción de imparcialidad, que después de cumplimentarle, aprovechase Ia mejor oportunidad de informarle de la verdadera situación de esta provincia de la libertad sin limites, que sin degenerar en licencia, le permite el gobierno en materia de opinión; que le impusiese de la honradez y liberalidad de nuestros principios y de las artes que han puesto en obra los enemigos del orden todo con el fin de descubrir los planes que se hubiese propuesto el Libertador sobre este pueblo, y de suspenderlos o neutralizarlos si fuese posible?.

1823
D. Tomás Guido escribe a San Martín desde el Callao, diciéndole:?El ejército español, en número de siete mil hombres descendió de Jauja y ha ocupado a Lima el 19 del corriente. Canterac intimó a la capital que seria incendiada en el término de 24 horas si no se le entregaban trescientos mil pesos, el valor de tres mil fusiles, cuarenta mil varas de paño y cuarenta mil de brin. Ha principiado a realizarse esta contribución y los españoles siguen tomando las medidas de estilo?.

?Nuestro ejército, en la fuerza de seis mil hombres, se ha replegado a estas fortalezas, y el de los enemigos se ha situado al Norte de Legua, apoyando su izquierda en el cerro de la Vigía. Hasta ahora no se ha disparado un tiro de fusil?.