26 de Junio
18l7
El coronel Hilarión de la Quintana, Director interino de Chile, comunica a San Martín que no está en sus funciones admitir la virtuosa abdicación que V. E. hace del sueldo que se le ha acordado como general en jefe de los ejércitos de Chile.

La orden, como he insinuado a V. E., emana del director supremo, que previniendo este caso me empeña en vencer toda la resistencia que V. E. pudiese poner a una aceptación que si es excesiva a las medidas personales, y al decoro del empleo, siempre tendrá la más justa aplicación distribuida por la mano premiadora de V. E.

1821
San Martín, desde su fondeadero en el Callao, le escribe confidencialmente al Director O'Higgins, enviándole el detalle de las negociaciones que se habían llevado a cabo en Punchauca y a continuación le dice:?A más de lo expuesto anteriormente, me he decidido por la guerra, por la situación del enemigo. El tiene igual o mayor número de enfermos que nuestro ejército aunque mejor medicinados pero peor alimentados; la opinión, no solo de la América, sino de la mayor parte de los europeos sensatos está por nosotros; tienen menos dinero en proporción de sus gastos que nosotros; su ejército minado en favor de la causa, pasándose a nuestras banderas; el hambre los acosa, y no les queda otro recurso que retirarse al Cuzco para prolongar la guerra, como tengo noticias es el plan que se proponen.

Es cierto que ellos me clavaran la artillería, destruirán parte de las fortificaciones, pero todo esto se repara pronto.

Por otra parte, la esperanza de la escuadra está fundada en las promesas que le tengo hechas y con el armisticio no podría cumplirlas.

Este sinnúmero de consideraciones y otras mil me han hecho resolver y prolongar por un poco mas tiempo, los males, para que gocen más tranquilamente los bienes.

Se me acaba de avisar, agrega, que Güemes ha concluido un armisticio con Ramírez; de este modo los enemigos pueden desprenderse de más fuerzas contra mi. Dirija usted sin pérdida de tiempo el adjunto oficio y hágalo usted por su parte con calor.?

Cierra esta carta a San Martín con el siguiente párrafo:? Estoy mas tranquilo por la suerte de Guayaquil, habiendo recibido y un refuerzo de quinientos hombres de Bolívar y mil más que esperaban, para atacar a Quito. Creo que el resultado sea favorable?.

1821
Sale de Lima el general Canterac con 1.500 hombres y se dirige por la quebrada del río Cañete hacia Huancavélica, para buscar la reunión con el coronel Carratalá, que continuaba en Huando. Al enterarse en esta marcha, Canterac, de que Arenales se había replegado a Jauja, dispuso que Carratalá avanzara hasta Chongos, donde se verificó la reunión de los dos agrupamientos el 23 de Julio.