8 de Junio l797
Dona Gregoria Matorras de San Martín se dirige a S. M., desde Aranjuez, solicitando una ayuda pecuniaria por no corresponderle ninguna del Montepío en virtud de la reglamentación vigente. En ese momento sus hijos servían; Manuel y Juan Fermín, como tenientes en el Regimiento de Soria; José, con el mismo grado en el de Murcia; y Justo, en la compañía americana de la Guardia de Corps.

1820
San Martín escribe desde Santiago al gobernador de Tucumán, el siguiente oficio ?Deben marchar sin demora mil soldados, al menos, del Ejército Auxiliar del Perú estacionado en Córdoba, hacia los destinos del Perú con y a su tránsito por esa provincia valerosa y enérgica del mando de V. S. necesita de algunos auxilios.

Sería superfluo invocar la patria y la necesidad común para mover la generosidad de los tucumanos ellos imitarán a su jefe en desprendimiento y espíritu público. Además yo salgo garante del efectivo pago que se haga de todos cuantos auxilios se presten a esa división del Ejército de Observación, desde luego de nuestros primeros desahogos en el Perú, así como de los demás que hagan a cualquiera de las divisiones que la componen?.

1822
La victoria de Bomboná permite a Bolívar dar fin a la guerra en Pasto y entra victorioso en la capital de esta provincia, y expide en la misma fecha -8 de Junio? desde su C. G., una proclama a los colombianos: Ya toda vuestra hermosa patria es libre. La victoria de Bomboná y de Pichincha han completado a obra de vuestro heroismo.

Desde las riberas del Orinoco hasta los Andes del Perú, el ejército libertador marchando de triunfo en triunfo, ha cubierto con sus armas protectoras toda la extensión de Colombia.