1816
El Director Pueyrredón parte de Tucumán, por la noche, en viaje a Córdoba, para entrevistarse con el general San Martín.

1819
El Ministro, general Irigoyen, dirige una extensa nota a San Martín, significándole que a pesar de haber designado él al coronel Alvarado para reemplazarle en el mando del ejército acantonado en Cuyo, y en contestación a su nota del 21 de Junio ppdo., le dice que es deseo del gobierno de que reúna en su persona los delicados encargos de capitán general y en jefe del citado ejército, ya sea reunido o fraccionado como he dicho.

1821
Al amanecer de este día, y sin más acompañamiento que su edecán, abandona la goleta MONTEZUMA, y a caballo, se dirige a la vieja Capital de los Virreyes, para llegar a ella casi puede decirse, por sorpresa. Después de entrevistarse con el marqués de Montemira, que había quedado a cargo de la ciudad, siendo las 10 y media de la noche, monto de nuevo a caballo y se dirigió a Mirones a media legua de Lima, donde tenia establecido su campamento.

1821
Sale de Jauja la vanguardia de Arenales al mando de Alvarado, compuesta por todos los cuerpos de caballería y el Batallón de Cazadores: la ruta a seguir debía pasar por Huancayo e Izcuchaca, debiéndose cumplimentar a jornada regular, trata-do de obtener informaciones sobre Canterac y transmitirlas al general Arenales.

1839
San Martín contesta a Rosas su carta del 24 de Enero:?Me dice en su apreciable que mis servicios pueden ser de utilidad a nuestra patria en Europa. Yo estoy pronto a rendírselos con la mayor satisfacción; pero yo faltaría a la confianza con que usted me honra, si 11 o le manifestase que destinado a las armas desde mis primeros años, ni mi educación, instrucción ni talentos son propios para desempeñar una comisión de cuyo éxito puede depender la felicidad de nuestro país. Si un sincero deseo de acierto y una buena voluntad fuesen suficientes para corresponder a tal confianza, usted puede contar con ambas cosas con toda seguridad; pero estos deseos son nulos si no los acompañan otras cualidades.