1821
San Martín cumplimenta en la fecha al arzobispo de Lima y al marqués de Montemira, en su calidad de gobernador de la ciudad. Ambas visitas las efectuó en carroza y llenados estos requisitos de carácter puramente protocolar, el día 14 regresó de nuevo a su campamento.

1821
A las 2 de la madrugada de este día ya estaba en movimiento la infantería de Arenales, mientras que el parque y la artillería se alistaban para seguirla; la marcha respondía al propósito de su valiente General de dar alcance a la vanguardia de Alvarado. Pero a pocos instantes de ponerse en movimiento, Arenales era alcanza-do por un chasqui que conducía pliegos del General en Jefe, en los que se le comunicaba la ocupación de Lima: en dicha comunicación, San Martín recomendaba a Arenales encarecidamente que de ningún modo comprometiera la división en un combate, mientras no tuviera la seguridad completa de vencer. Después de una reunión con los principales jefes, resolvió el general Arenales regresar a Huancayo.

1822
Bolívar anexa la provincia de Guayaquil a la Republica de Colombia, cuyo pabellón fue enarbolado en reemplazo del que había adoptado la Junta guayaqui-leña, que fue arriado. Horas más tarde lanzaba una proclama en la que explicaba su actitud.

1862
Se inaugura en Buenos Aires la estatua ecuestre del general San Martín, acto en el cual el Presidente Mitre pronuncio un magnifico discurso cuyo comienzo dice: Al fin, señores, después de larga y tenebrosa noche de ingratitud y de olvido la gloria de San Martín se ha levantado como una estrella del cielo americano. La Republica del Perú, la primera que decreto en vida una estatua, ha glorificado dignamente su memoria y ha atendido generosamente a sus descendientes.

El General Benito Nazar, Guerrero de la Independencia, tuvo el comando en jefe de las tropas que rindieron los honores decretados al Gran Capitán y junto con los cuerpos de línea, lucían sus entorchados los veteranos Guerreros de la Independencia.