1820
El Director O'Higgins dirige un oficio que también llevaba la firma de su ministro Zenteno, dirigido al almirante Cochrane, en el que se le informa que el general San Martín es el comandante en jefe de la expedición lista para marchar al Perú, y se precisan en el documento con toda claridad cual es la sujeción del Almirante a la autoridad de San Martín, y la línea de conducta que deberá observar referente a las operaciones de la escuadra según lo creyese conveniente el Comandante en Jefe de la fuerza expedicionaria.

El mismo día que se daba a conocer a Cochrane esta resolución, se le pasaba a San Martín un oficio y en forma reservada se le daban a conocer las últimas decisiones del gobierno de Chile para el caso en que el almirante Cochrane por actos arbitrarios u otros, no se mantuviese dentro de su órbita.

En el caso que el Almirante no cumpliese las órdenes o instrucciones de su Genera-lísimo, éste debía exonerarlo del mando y subrogarlo por el capitán de navío don Martín Jorge Guise, invistiéndolo con el comando en jefe.

1821
En el curso de la noche de este día, Miller hace avanzar su infantería desde Tacna sobre Arica. A las 2 de la tarde del día 20 siguió el jefe el movimiento con su caballería. Tres horas después entraban los realistas en Tacna.

1821
Desde Lima, San Martín le escribe a O?Higgins:?Al fin, con paciencia y movimientos hemos reducido a los enemigos a que abandonen la capital de los Pizarro. No puede usted calcular el grado de entusiasmo de estas gentes. El es en proporción de la horrible tiranía que han ejercitado los españoles?.