1822
A la una de la tarde se inicia la segunda conferencia entre San Martín y Bolívar, la que duro hasta las cinco, es decir, cuatro horas; no habiendo concurrido ninguna otra persona a ambas entrevistas, Por la tarde el Protector fue obsequiado por su colega con un suntuoso banquete, que termino a las siete de la tarde.

En el brindis, Bolívar dijo solamente: Brindo, señores, por los dos hombres más grandes de la América del Sur, el general San Martín y yo.

San Martín contestó: Por la pronta terminación de la guerra, por la organización de las nuevas republicas del continente americano, y por la salud del Libertador de Colombia.

A las 9 de la noche se le brindó un gran baile dado por el Ayuntamiento en su palacio: a la una de la mañana, San Martín ordenó a su edecán Rufino Guido que llamase a su otro colega el coronel Soyer, y momentos después se retiraba del Ayuntamiento por una puerta secreta, acompañado de Bolívar, dirigiéndose al embarcadero, donde se embarcó en la lancha que lo condujo a la MACEDONIA.

En el momento de subir a la lancha, Bolívar le entregó su retrato en prueba de la sincera amistad que por él experimentaba, siendo las 2 de la mañana.