14 de Agosto
1821
Las Heras lleva un violento ataque a los Castillejos del Callao: 1150 infantes y jinetes parten a la carrera del cuartel de Bellavista, para forzar la entrada, pues las puertas quedaban abiertas y bajados los rastrillos en la mayor parte de los días; pero el ataque fracaso, porque mientras los patriotas cubrían las 3000 varas que separa-ban a su cuartel de la entrada ya estaba levantado el segundo puente. La caballería se desparramó por todo el Callao, acuchillando a los españoles que no lograron guarecerse dentro del castillo, y tomándolos prisioneros. La infantería llegó valiente-mente hasta el glacis, pero recibida con un fuego mortífero, y frustrado el ataque, se disperso por el campo, según las instrucciones recibidas, para aminorar así el efecto del violento fuego de la defensa.

El general Mariano Ricafort, que había sido anteriormente herido y rehusado el 10 de Julio el generoso ofrecimiento de San Martín de pasar a Lima a curarse; volvió a ser gravemente herido en la acción del 14 de Agosto, al extremo de considerarse entre los muertos, manifestó el deseo de aceptar la oferta, que San Martín le concedió, y fue asistido bajo la protección del Gobierno.

1822
Se reúne la Junta de Representantes de Buenos Aires para tratar el pedido del general San Martín conducido por Gutierrez de la Fuente: después de largas discusiones, se levanta la sesión para proseguirla el día 16: el resultado fue desfa-vorable al pedido de auxilio de San Martín y sólo un voto en contra hubo, que fue el del Dr. Esteban Agustín Gascón. El comisionado Gutierrez de la Fuente le escribió a Bustos el 27 de Agosto avergonzado de la negativa rotunda de la Junta de Represen-tantes para auxiliar a las fuerzas patriotas del Perú para acelerar el fin de la guerra de la Independencia.

1843
Desde Santiago de Chile, el general Joaquín Prieto ?que acababa de ser nombrado por Bulnes gobernador de Valparaíso, Ie escribe a San Martín, y le mani-fiesta entre otras cosas: Si usted al fin se resuelve a venir a Chile, tendré el placer de ser el primer chileno que lo abrace en nuestro primer puerto, cuyo destino tengo el de ofrecer a usted desde ahora con toda la sinceridad de mi cariño y gratitud».

1849
D. Mariano Balcarce vende la finca de Grand Bourg al señor Edmond Blavier, ingeniero en jefe de Minas, caballero de la Legión de Honor, domiciliado en Anzin (Nord), momentáneamente en Paris, alojado en la calle de Rivoli, Hotel des Tuileries; quien pagó la suma de 20.900 francos. Parte de esta cantidad fue entregada en el momento de hacerse la compra, y el resto en dos cuotas pagadas el 29 y el 30 de Diciembre del mismo año, a los notarios Le Roy y Huillier, notario del general San Martín. El señor Blavier la vendió el 17 de mayo de 1853 a José Dumas, en 19.000 francos, quien la enajenó el 4 de Mayo de 1862, a la Congregación de Nuestra Señora de Sión, representada en este acto por la Madre Catalina Weywada, supe-riora general de la Congregación; venta que recién se hizo efectiva el 29 de Junio de 1864, recibiendo el señor Dumas por esa venta y por otros lotes que también vendió a la referida Congregación, la suma de 45.000 francos.