17 de Agosto
1821
Las fuerzas colombianas de Sucre avanzan sobre Quito y combaten en Yaguachi contra las españolas mandadas por el coronel González, y después de tres horas de lucha salen, victoriosos los patriotas.

1823
El 8 de este mes el Presidente Riva Agüero fue repudiado por el congreso de Lima, siendo elegido en su reemplazo el marqués de Torre Tagle. El día 17 el gene-ral Guido escribe a San Martín: Los patriotas que no especulan con su país y que sinceramente desean verlo libre, han vuelto los ojos a usted y una semana ha, circuló una presentación en la que se recogían firmas del pueblo pidiendo el regreso de usted como único mediador y término de todos los partidos.

El paso se suspendió luego pero el nombre de usted renace del seno de estas desgracias.

1832
Desde Lima, el general O'Higgins escribe a San Martín una extensa carta, en la que le dice entre otras muchas cosas: El actual presidente de la Republica, general Gamarra, a quien he hablado de usted, me ha contestado con elogios distinguidos de los eminentes servicios que el Perú reconoce en la persona de usted y últimamente en que he hecho relación de los motivos poderosos que lo alejan por la dislocación en que han estado las Provincias del Plata y motivos evidentes porque usted, mi querido amigo, debiendo ser el primero en su patrio suelo se había encontrado por largo tiempo en estado de vivir en el ajeno. El me contestó, y creo con sinceridad, que el Perú era la patria de San Martín, y ninguna otra podría presentarle la tranqui-lidad y el descanso que el deseaba a usted, y en fin, que tendría mucha satisfacción verlo reunido a este pueblo que recuerda con entusiasmo su ilustre nombre.

Estas expresiones casi nunca oídas de los otros gobiernos anteriores o más bien hostiles a su mejor amigo, conmovieron mi sensibilidad y me condujeron al silencio que en los profundos pesares guarda el sufrido angustiado. Yo espero, sin embargo, que la memoria de estos acontecimientos prueben en adelante un recurso próspero, y si las vicisitudes de la fortuna fuesen siempre por otras partes ingratas, se podrá contar al menos con un retiro que ofrece honrosas señales de atención y distinción.

Una absoluta separación de todas materias políticas me han colocado a mí en el goce de estas preciosas adquisiciones; y si como lo espero muy pronto Ia presente legislatura me hace la justicia de declarar la validez de mis justos títulos a la ha- cienda de Montalván, contra los que ha promovido controversia doña Ignacia Novoa, mujer de don Manuel Arredondo, actual mariscal de campo al servicio del rey de España, afianzada entonces esta propiedad por una sanción segura e inamovible, tendrá usted, mi noble amigo, una Tebaida que a la sombra del bien que se ha hecho a la patria, presida la sinceridad de dos amigos que se han consagrado el uno para el otro y ambos dos hasta la tumba.

1850
El día 14 el general San Martín estuvo moribundo, pero debido a una oportuna aplicación sinapismal, tuvo una reacción, aunque acompañada de intensa fiebre. El día 17 se levantó sereno y pudo trasladarse de su habitación a la de su hija y tomó algún alimento; a las 2 de la tarde la gastralgia que le había provocado días anteriores la intensa crisis, apareció con rara violencia y un frío glacial comenzó a sentir en sus extremidades. Entonces lo colocaron en el lecho de su hija: al aproximársele ésta y contemplar a su padre con cuidado, este exclamó: Mercedes, esta es la fatiga de la muerte; y después dirigiéndose a su yerno, pero ya con acento moribundo: Mariano, a mi cuarto Fueron sus ultimas palabras, y después de un ligero movimiento convulsivo, expiró al quebrarse el vaso de su corazón bajo el golpe mortal de un aneurisma.

Eran las tres de la tarde. Al dejar de existir el insigne campeón de la independencia americana contaba 72 años, 5 meses y 23 días.