9 de Agosto
1817
Dos lanchas tripuladas por soldados realistas se aproximan nuevamente a Penco: esta fuerza desembarcó y empezó el saqueo de la población: la pa-trulla del alférez Bogado, insuficiente para enfrentarse con el destacamento enemigo, dio aviso al campamento, concurriendo de inmediato el teniente coro-nel Escalada con el 4to escuadrón de granaderos; pero al avistarlo, los realistas se pusieron en salvo y se alejaron mar adentro.

1821
San Martín expide un decreto declarando abolido en el Perú el régimen constitucional de España.

1821
San Martín contesta a Cochrane su carta del lunes 7 de Agosto, cuyo comienzo dice: La mejor prueba de amistad que podría desear de usted es la explicación sincera de sus sentimientos respecto al camino que debo seguir en mi nueva posición política. Usted ciertamente no se ha equivocado cuando bajo el título de Protector no ha esperado algún cambio en mi carácter personal. Felizmente la alteración sólo ha sido en un nombre, que en mi sentir reclamaba el bien de este país y si en la elevación que usted me ha conocido siempre ha encontrado en mi docilidad y franqueza, habría sido un agravio de parte de usted a mi individuo, negarme ahora confianzas que le he escuchado siempre con agrado como de un hombre ilustrado y de experiencia en el gran mundo; mas ya que usted me ha hecho justicia me permitirá algunas observaciones sobre el espíritu de su última carta.

Y a continuación le contesta uno por uno cada punto de los que contenía la carta de Cochrane, y con referencia a los sueldos atrasados -y premios, le dice que se ocupa en el día de reunir los medios para sa¬tisfacerlos: San Martín se declara dispuesto a abonar los $ 50.000 de gratificación por la toma de la ESMERALDA y el año de sueldo de gratificación que había ofrecido, y que no solamente está dispuesto a cubrir ese crédito, sino también recompensar a los bravos marineros que me han ayudado a libertar al país. Pero debe conocer Milord que los sueldos de la tripulación no están en igual caso y que no habiendo respondido yo jamás de pagarlos, no existe de mi parte obligación al-guna. Esta deuda pertenece al gobierno de Chile de cuya orden se en¬ganchó la tripulación. En la comisaría de aquel Estado deben existir los cargos de oficiales y marineros y en el respectivo ministerio el rol y sus alcances y aunque suponga justo que en la escasez del erario de Chile se le indemnicen del algún modo sus gastos expedicionarios, ésta será para mí una agradable atención pero de ningún modo reconoceré el derecho de reclamarme los sueldos vencidos.

1821
O'Higgins contesta a San Martín su carta del 19 del mes anterior y entre otras cosas, le dice: Millares de veces sea bendita la eterna Providencia que nos ha concedido ver la luz del día 15 de julio y del primero de la libertad de la capital de los Pizarro. Toda la amargura y desconsuelo pegada en la triste imaginación de una cansada administración que luchaba en la incertidumbre, la ha desecho su apreciabilísma del 19 pasado. Transportado de júbilo he sentido los momentos más plausibles de mi vida. No tengo otra cosa con qué remunerar los afanes de un amigo que me presenta tanta dicha que ofrecerle mi existencia y asegurarle mi eterna gratitud.

1823
O'Higgins le escribe a San Martín desde Lima, diciéndole: Lamentan todos la falta de su mejor padre y Libertador, y a la verdad que no serian tan desgraciados si hubieran sabido conservarlo; pero es triste condición en el género humano no cono-cer el bien hasta que se pierde. Mas adelante, agrega: Tenga usted la alta satisfac-ción de saber que su nombre es hoy tan respetado y considerado, como deseada su presencia por todos; consideran justamente que ella solo podría librar la patria de los evidentes peligros que la amagan. Me aseguran se reúnen infinidad de firmas solici-tando Ia venida de usted; hasta este momento que escribo, me dicen que pasan de dos mil.