1817
Los dispersos del combate de Arauco, se refugiaron del otro lado del Tubul, se ordenó el día 17 al sargento mayor Juan Ramón Boedo, que guarnecía a Calcurá con 22 Granaderos a Caballo y 25 hombres de la División de Frontera, marchase en auxilio de Arauco. Al aproximar-se a este punto, desde gran distancia Boedo apercibióse del incendio de la población y aceleró su marcha. Al llegar a orillas del Carampangue, los realistas se encontraban a unos 600 metros de la margen opuesta, sitiando la guarnición de la fortaleza, que se había refugiado en su recinto.

Boedo atravesó el río sin ser mayormente hostilizado, pero no bien hizo pie en la margen opuesta, fue cargado por una fuerza de 300 hombres entre fusileros e indios armados de lanza. A pesar de haber sido tomado el jefe patriota con el río a la espalda, y casi sin espacio para desplegar, batió completamente a sus enemigos, obligándolos a replegarse nuevamente sobre el Tubul. Desgraciadamente no fueron perseguidos por los patriotas.

1821
Retirado Canterac de la zona de Lima, San Martín dirige al general La Mar una intima-ción señalándole la inutilidad de la resistencia de la plaza del Callao, diciéndole textualmente: toda resistencia de V. E. haría víctimas sin utilidad del gobierno a quien sirve.

Al día siguiente vuelve a repetir la intimación desde Huacho, adonde se había trasladado desde la retirada de Canterac el general San Martín, diciéndole que el ejército real huye perseguido, y que va disolviéndose por momentos.

1821
El ejército de Canterac llega a Oquendo, de donde pasó a Copacabana bajo los fuegos de un bergantín enemigo ?escribe en su parte? causándonos sólo pérdida de dos hombres.

En la travesía de Oquendo a Copacabana desertaron varios soldados y otros cayeron prisione-ros del enemigo. Siguiendo su marcha, entró en el valle de Carabayllo.

El coronel Manuel Patricio Rojas en la Memoria que publicó en colaboración con el coronel José Idelfonso Álvarez de Arenales ?publicada en paginas 289 a 344 del Tomo VII de la REVISTA NACIONAL? dice que el ejército de Canterac en su aproximación a Lima y en su retirada para ganar de nuevo la Sierra, por la quebrada de Canta, perdió la tercera parte de sus efectivos?casi todos desertores? y una buena porción de su bagaje.

1822
Se inaugura con gran solemnidad la Biblioteca Nacional de Lima, designando San Martín bibliotecarios a los presbíteros Mariano José de Arce y Joaquín Paredes.

1822
Gutiérrez de la Fuente escribe una carta a San Martín, en la que le dice que Bustos y Urdinenea prestarían su concurso a los planes del Protector pero la carencia de dinero les impi-de realizar sus propósitos; dinero que podría proporcionar Buenos Aires, cuyo gobierno se ha negado a colaborar en la forma pedida.

1829
El Prefecto de Policía de París comunica al Ministro del Interior que ha extendido pasaporte al general San Martín ? qui depuis quelque temps habitait la capitale, dice-- para trasladarse a Bruselas por Lila y Valenciennes.