1808
El general marqués de Coupigni comunica a San Martín que todos los que estuvieron en Bailen son acreedores a la medalla que se nos ha concedido, y lo felicita por el grado de teniente coronel que le ha otorgado la Junta de Sevilla por aquella función de guerra.

1819
La escuadra de Cochrane entra en la bahía de Coquimbo, donde se embarcó un desta-camento de soldados.

1821
Desde Babahoyo, el general Sucre se dirige al ministro Monteagudo, comunicándole la derrota que ha sufrido en los llanos de Ambato, diciéndole textualmente; Señor Ministro; tengo el honor de acusar a V. E. recibo de su comunicación de 22 de Agosto. La situación de los negocios de esta provincia, para el momento en que V. E. escribía, han variado de aspecto en una sensible alternativa. Amenazada a mediados de Agosto, dio algunos cuidados su conser-vación pero fue entonces asegurada por la jornada de Yaguachi que presentó la batalla de Quito bajo un semblante favorable.

La desgracia que sufrieron nuestras armas el día 12 en los llanos de Ambato, han vuelto a amenazar la Provincia de un peligro cierto, y estamos cerca de una invasión que hace vacilar la suerte del país. Aunque el gobierno de Guayaquil ha comunicado a S. E. el general San Martín, el mal estado a que nos tiene reducidos el suceso de Ambato, he creído deber hacerlo de mi parte a S. E. en la nota que acompaño, para que tomando en consideración la importan-cia de esta Provincia y la tendencia que su pérdida tendría sobre los intereses del Perú, coo-pere en cuanto esté a su alcance a su salvación.

Los intereses de Colombia no serán de menos importancia en la consideración de S. E. y yo me prometo que tantas circunstancias reclaman un esfuerzo para conservarla. U. S. me anun-cia que el pensamiento indicado a S.E. el Protector del Perú de concurrir con parte de sus tro-pas a la campaña de Quito, no estaba lejos de verificarse.

Si los resultados que se esperan para llevar a cabo aquel plan no han sido ya efectivos, yo espero que a lo menos, S.E. desprenda uno de los batallones del ejército, que conserven a Guayaquil mientras lleguen las tropas que no dudo vengan del Cauca, si es que la necesidad fuese tan exigente allá que no pueda quedarse para abrir la campaña en su concurrencia. Las operaciones de nuestros cuerpos sobre Pasto pueden darnos una aptitud ofensiva; pero por el momento es urgente y urgentísimo acá algún auxilio de tropas y armas para mantener esta base de nuestra operación en esta parte.

Se asegura que el enemigo hace ya aprestos para expedicionar sobre la provincia; pero con los elementos que actualmente estén a su disposición, no me atrevo a garantizar el resultado; Intereso pues a U. S. por la remisión de los socorros. Dios guarde a U.S. Antonio José de Sucre. Babahoyo a 26 de Septiembre de 1821.

1850
Mariano se dirige nuevamente a Rosas, diciéndole: Dígnese V. E. permitir vuelva respe-tuosamente a interrumpir las graves e inmensas ocupaciones de que está rodeado V. E. para poner en manos de V. E. la inclusa copia legalizada del testamento de mi venerado y ya finado padre político, el ilustre general don José de San Martín, cuyo original queda depositado en el archivo de esta Legación y servirá de testimonio constante de la satisfacción que experimentó tan eminente argentino por los heroícos servicios que ha rendido V. E. a la Confederación e independencia de toda la América.