25 de Noviembre
1820
Mientras escoltaba a un emisario encargado de ponerse al habla con los jefes del Batallón Numancia, el teniente Juan Pascual Pringles, al frente de un piquete de Granaderos a Caballo, es atacado de improviso por una compañía del Regimiento Dragones del Perú-mandada por el capitán Manuel Fernández-, Pringles trató de re-sistir pero, no pudiendo realizarlo con eficacia, decidió desprenderse del combate enfilando la playa de los Pescadores, en circunstancias en que entraban en acción nuevas fuerzas enemigas al mando del coronel Gerónimo Valdés.

Pringles se arrojó al mar seguido de sus hombres, pero Valdés impidió que se con-sumara tan heroico gesto, salvando a su valiente adversario.

San Martín otorgó una condecoración a Pringles con el lema GLORIA A LOS VEN-CIDOS DEL CHANCAY, y los españoles, admiradores del extraordinario valor de sus enemigos, mandaron acunar cinco medallas con la leyenda LA PATRIA A LOS VEN-CIDOS, VENCEDORES DE PESCADORES.